¿Sabías que es la autoestima y sus características?

La autoestima es la clave del éxito y del fracaso; de todos los juicios a los que nos sometemos, ninguno causa tanto impacto como el que ejercemos en nosotros mismos.

la autoestima es la clave del éxito y del fracaso
El valor que nos otorgamos a nosotros mismos determina el valor con el que nos ve el resto del mundo.

Autoestima que es y cómo se forma.

Es la confianza en nuestra capacidad de pensar en nuestra capacidad de enfrentarnos a los desafíos básicos de la vida y la confianza en nuestro derecho a triunfar y ser felices.

Básicamente se fundamenta en dos componentes relacionados entre sí:

  • La eficacia personal: Sensación de confianza ante los desafíos de la vida.
  • El respeto a uno mismo: Sensación de considerarse merecedor de la felicidad.

Llegar al estado mental de una autoestima adecuada no se logra a través de recitar una y otra vez expresiones de autoafirmación y, si tu objetivo es hacerlo de esta manera el beneficio será muy mínimo. Por el contrario, poseer este estado mental constituye todo un logro.

Este logro representa todo un comportamiento, una fuerza motivadora. Esta fuerza o comportamiento influye directamente en nuestros actos. Esta fuerza motivadora es una mezcla de nuestras creencias y nuestras acciones.

Avanzar en la vida siempre requiere de movimiento físico y mental. Digamos que la autoestima representa la parte mental y por otro lado tenemos nuestro movimiento físico. Estos dos siempre están acompañados e influenciándose entre sí, nuestra manera de actuar altera nuestra autoestima y nuestra autoestima altera nuestra manera de actuar.

Como necesidad básica.

Hablar de necesidades básicas nos hace pensar tal vez en comida y agua, está claro que sin alguna de estas dos es probable que moriremos. Decir que sin autoestima moriremos es erróneo, más bien diremos que es como una vitamina más para potenciar nuestro crecimiento.

Al igual que el hierro, el calcio o alguna proteína, es una parte esencial para un buen desarrollo y crecimiento. De la misma forma en que la falta de estos nutrientes afecta la forma en que funcionamos y nos desarrollamos, la autoestima tiene las mismas consecuencias.

Para concluir diremos que a esto nos referimos cuando decimos que es una necesidad básica:

  • Que proporciona una contribución esencial para el proceso vital.
  • Que es indispensable para un desarrollo normal y saludable.
  • Que tiene valor para la supervivencia.

Como se manifiesta.

De manera poco adecuada:

  • Mala elección de pareja.
  • Vivir a la defensiva y siempre sospechando de los demás.
  • Matrimonio lleno de peleas.
  • Tendencia a pensar siempre en forma negativa.
  • Miedo a estar solo.
  • Miedo al cambio.
  • Siempre buscan la aprobación de las demás personas.
  • En una profesión que no lleva a ninguna parte.

De manera adecuada:

  • Más esfuerzo ante las dificultades.
  • Deseo de expresar y mostrar la riqueza interior.
  • En darle más valor a nuestros propios pensamientos.
  • Relaciones y amistades beneficiosas.
  • Tomar y aceptar responsabilidades.
  • Aceptar fracasos y frustraciones.
  • En tomar decisiones rápidas y firmes.

Cómo influye en las personas.

Desde la persona que probablemente nos enamoremos, la forma de actuar en nuestro puesto de trabajo, en lo que podamos conseguir en la vida, en definitiva tiene profundas consecuencias en muchos aspectos de nuestra vida.

Una autoestima adecuada está relacionada con la racionalidad, con el deseo de admitir y corregir errores, con el realismo y la disposición de cooperar.

Existen muchos rasgos que están directamente asociados con una autoestima saludable, pero debemos aprender a diferenciarlos de nuestras capacidades físicas para realizar y cumplir tareas.

Una autoestima baja o inadecuada se relaciona con la irracionalidad, rigidez, miedo a lo nuevo, con la conformidad inadecuada.

Es fácil notar la lógica que guardan estas correlaciones.

Una autoestima alta busca el desafío y el estímulo de unas metas dignas y exigentes. Una autoestima baja busca la seguridad de lo conocido y la falta de exigencia. Una buena valoración de nosotros mismos nos permite expresarnos con mayor libertad, honestidad, amabilidad y nos ayuda a transmitir confianza. Un mal autoconcepto nos hará vacilar, ocultar cosas y sobre todo causar malas impresiones en nuestras relaciones sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *