El efecto pigmalión afecta a todo el mundo, descubre como detenerlo para mejorar tu vida.

La historia de este pervertido escultor te dará el control de tu vida y así podrás mejorarla.  

Pigmalión y Galatea

Pigmalión era un asombroso escultor y un día creo (de piedra) a la mujer más hermosa que podría existir. Este hombre se enamoró perdidamente de su obra, tanto que hasta la trataba como si estuviera viva.

Después de que rogó tanto a los dioses para que le dieran vida a su obra, estos se cansaron de escucharlo y le dieron vida…

…bueno no les rogo pero, si les pidio de buena forma que le dieran vida a su creación. 🙂

Cuál es la influencia del efecto pigmalión en la vida personal y la vida profesional de las personas.

Esto mismo es lo que nos pasa a nosotros y es a lo que se refieren con el efecto pigmalión. Nos aferramos tanto a las expectativas, ya sean nuestras o de alguien más, que terminamos por darles vida.

Un experimento realizado por Rosenthal y Jacobson, confirman los efectos que tienen las expectativas de los demás en tu calidad de vida.

Leonor Jacobson directora de un instituto de California, colaboró con Rosenthal para hacer una prueba de sus investigaciones en el instituto.

Al inicio del curso tomaron 300 alumnos, a los que midieron su inteligencia, comprobando que todos tenían las mismas capacidades. Luego, escogieron al azar 150 alumnos para redactar informes falsos sobres sus test de inteligencia y entregarlos a sus profesores diciendo que eran alumnos super inteligentes.

Experimento efecto pigmalión

Al final del curso, Rosenthal y Jacobson volvieron a medir la inteligencia de los 300 alumnos y justamente los 150 que habían elegido tenían resultados superiores a los demás.

¿Influyen las expectativas de los padres sobre los hijos?

Si el efecto pigmalión es la influencia que llega a tener la creencia de una persona sobre nosotros, supongo que a todo el mundo ha afectado. Es lógico que nos haya pasado, o ¿a ti tus padres cuando eras niño no te decían? “eres muy flojo” “es que eres muy berrinchudo” “eres un bueno para nada.”

La realidad es que nuestros padres influyen enormemente en nosotros cuando somos niños, siempre están creando expectativas de todo, de lo que nos gusta, de lo que creen que somos buenos, sobre lo que deberíamos estudiar, nuestra forma de ser, etc, etc, etc…

En nuestra infancia es donde comienzan a afectarnos de verdad las expectativas de todos lo que nos rodean. Los maestros en la escuela; como cuando sacaste una nota baja o alta, ya crean expectativas de tus capacidades.

Nada de esto es una magia (o tal vez sí) pero según Rosenthal, como explicación de su experimento dice que a partir de las expectativas que tienen sobre nosotros, nos tratan y nos hacen sentir de manera que nos ajustemos a sus creencias. De esta forma comienzan a influir en nuestra actitud y con el tiempo adoptar como verdaderas sus creencias.

En el ámbito laboral.

Volvemos a lo mismo las expectativas que crea un jefe con sus empleados, establecen el tipo de trato que les va a dar. Si el jefe considera que el empleado es inteligente y productivo va a contribuir a que el empleado termine por ser una persona excepcional.

Ahora que tenemos claro la forma en que el efecto pigmalión afecta nuestra vida, solo basta con comenzar nuestro autoconocimiento, identificar que creencias hemos adoptado y que es lo que de verdad queremos. Es posible ahora poner una barrera para no influenciarnos con las creencias de otros.

Responde a estas preguntas en los comentarios para interiorizar más la lección. ¿En que situaciones las creencias de otros han formado parte de tus acciones? ¿Cuáles han sido tus experiencias? ¿En qué forma crees que otros han tomado el control de tu vida? Espero que esta información haya sido útil para ti y que hayas disfrutado leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *